Una boda muy Mexicana

This text can only be translated to Spanish as it is part of the idiosyncratic culture of Mexico, so there’s no English version of this post. Sorry about it.

albur

¡Excelente! Un humor digno de un buen Mexicano.

Ésto ocurrió el pasado 6 de Octubre en un lejano pueblo del próspero Estado de Michoacán, llamado Tejeringo el Chico, cerca de Tecojorita y Tenalgueo el Chico, famosos por su producción de lácteos, como el queso en barras, queso Babas, queso Badotas y queso Plas, que por mucho superan a los Franceses. Aquel hermoso día de otoño, contrajeron nupcias la señorita Zoila Del Hoyo Prieto y el bien ponderado y atractivo Aquiles Baeza Parada.

Las damas de honor en la ceremonia religiosa fueron las encantadoras hermanas: Melo Rosa, Melo Deborah y Melo I. Rita, y por supuesto, la Mama Melo, así como también las primas Isela Pico, Tecla Varela Vergara, Elsa Capunta, Evita Dolores del Hoyo y Vilma Madero, quienes se mostraron muy felices por el gran acontecimiento.

El banquete resultó ser un gran éxito, acudieron muchísimos invitados, algunos venían de muy lejos, de Lomas Turbo y Lomas Ajeo, de Lago Zarías, de Lomas Cabas, incluso de pueblos del interior de la República como San Buto el Grande, San Casteabro, Temascolchango y Terrascoloyo, de donde el millonario Agapito Melorcas y su esposa Alma Marcela Silva de Alegría son habitantes; el diputado Aquiles Meo de la Torre y su esposa Elsa Patazo; de igual manera asistió gran parte de la bancada de senadores como: José Mentecho y su mujer Salomé Teerán Tiezo, Miguel Ambes Parada y su compañera de partido Blanca Mote Lamas;  por el sindicato asistieron: Marisa Caleche, Felipe Dosaco, Elma Canón Prieto, Susana Horia y el conocido Pepe Navas Fierro.  También asistió gente aristócrata como Zacarías Blanco de la Barra, descendiente directo del Zar Zacarías el Grande; personajes internacionales como Willy Milano, Elber Gun, Max Camela, E. Charles White y Helver Gottota. Sin descartar que antes de iniciar la fiesta, llegó la delegación japonesa comandada por el ministro Teyeno Tuoyo, representante del emperador Tuchico Atako quien además, envió al embajador Taroto Tuaro para aclarar algunos asuntos diplomáticos con el embajador de Rusia Zacarias Milechinsky quien vino acompañado de su amigo Ivan Tresketechov. No podían faltar los astros del fútbol brasileño Pelé Meleño y Eloyinho Medeiras, así como los bailarines de Republica Checa: Teklave Mitranka y su esposa Tateketa Kasiakavo.  El maestro Sebino Sobretti, vestido elegantemente con un traje confeccionado con telas de Juir y diseñado por las famosas Piccola Donna y Suka Motte, fue quien dirigió la orquesta en tan prestigiada fiesta.

Las niñas Concha, Queta, Mela y Rita, sobrinas del novio, fueron las primeras en correr hacia el banquete, después de que los hermanos Guillermo “Memo” Costecho y Bartolomé Costecho les gritaron a la mayor: ¡Agarra mesa grande! Una vez que se instaló todo mundo en sus respectivos lugares, llegaron los meseros a servir el banquete, en él hubo de todo, pero lo que más gustó fue el consomé costecho, que tenía un picor especial por la combinación de chile patuano y chile cabensuano, y el raspado de anís que nos dieron al final; los que se quedaron con ganas de postre (pues no alcanzó para todos), se fueron con Rosa la Manguera, la señora que vende fruta en la puerta de la casa del chico temido del pueblo, mejor conocido como el Coyote Cojo. Cuando éste vio salir de la fiesta al pobre Benito Camelo que iba a comprar mangos y que es casi casi un santo, como el beato Carlos del Toro, le armó un pleito tremendo pues le dijo: “ayer te vi sentado en la parada” con tu supuesta novia, una tal Carmela Peláez; se empezaron a pelear, llegó otro tipo de mala fama, Guillermo “Memo” Hérdez alias el pelón y se armó un lío.

La fiesta seguía y nadie se dio cuenta del pleito, excepto Agapito Vélez Obando que salió corriendo del lugar pues, según Rosa Meltrozo, comió mucha carne pero hizo pescado del toallero, es decir le dio una diarrea de aquellas. A pesar de estos pequeños incidentes, la fiesta pudo continuar en paz gracias al mensaje que emitió la premio Nobel Rigoberta Menchú Farías, la cual iba ataviada con un hermoso vestido guatemalteco de color rosa celeste, confeccionado con una fina tela de las famosas tiendas Telas Poncho y Telas Obo, negocio que heredó Alfonso Jr., o sea Poncho el chico, quien también estuvo presente y disfrutó del magno evento.

No podemos dejar de lado al heroico cuerpo de policías, encabezados por el Sargento Cabas y su acompañante, el Cabo Mendúrez, quienes vigilaron el orden. De igual manera, nuestro voto  de apreciación a la Diócesis local, la cual es dirigida por el Cardenal Gasponte y el Cura Melañonga, quien por cierto es ferviente devoto del santo del pueblo San Martín Choloyo. Nuestro más sincero agradecimiento al gran señor Tudon Itarrasco, quien patrocinó las sillas y mesas, y que a su vez es dueño del “Banco Metesta”. Por último no debemos olvidar a mis grandes amigos Eduardo “Lalón” Ganiza y su primo Francisco “Paco” Jerte, a Agapito Lope Penas, Herculano Medellín, y a sus bellas acompañantes Rosa Melcacho, Verónica Gabas, Telma Cano Merrosas.

Espero que hayan disfrutado esta crónica, tanto como yo disfruté de la fiesta.

Atentamente:
Aquiles Undola Vergara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s