Cristianos y Musulmanes

If you want to read the English version of this text, click here.

islam_christianityLos recientes ataques en Boston han puesto el grito en el cielo a través de Internet, repitiendo la violencia percibida del Islam. En varios debates recientes, algunos cristianos “bien intencionados” han repetido el mantra de que el Corán está lleno de órdenes para cometer actos de violencia contra los “no musulmanes”. El Islam, dicen, es una fe intrínsecamente sanguinaria, y para probarlo, comúnmente se citan soleras como ésta: “El Corán contiene al menos 109 versos que llaman a los musulmanes a la guerra contra los ‘no creyentes’ por el bien de la ley islámica”.

Es importante señalar que estas declaraciones son hechas por personas y sitios web cuyo objetivo expreso es el de “exponer” o “corregir” la afirmación de que el Islam es una religión pacífica. Con frecuencia, estos sitios manifiestan una considerable antipatía hacia el Islam y los musulmanes. Para decirlo amablemente: la fuente de su información supuestamente objetiva no es remotamente imparcial.

Para cualquier persona interesada, propongo un experimento:

  1. Encuentre un ateo. No sólo un incrédulo, sino alguien que verdaderamente odie a Jesús.
  2. Comente a esa persona la suposición de que el cristianismo es una religión violenta.
  3. Ahora llévelo a través de la Biblia en busca de evidencia de la idea preconcebida acerca de nuestra violencia. Asegúrese de que no pase por alto los versos donde “Un hombre, conforme al corazón de Dios (Samuel 1:13,14) celebra la orfandad y viudez de sus enemigos (Salmo 109:8-10)”. Asegúrese de persistir sobre las diversas causas de la lapidación a muerte, y los genocidios del Pentateuco y de los Jueces.

Compruebe cuántos versos violentos, desde Génesis (o al menos desde el Éxodo) hasta el Apocalipsis, su amigo ateo encuentra. Ahora convencerlo de que adoramos a un Dios de amor y de paz.

Supongo, querido lector que usted me dirá: “pero es que tienes que entender el contexto histórico y literario de los versos, su revelación progresiva, la naturaleza de Dios revelada en Jesucristo, el Antiguo y Nuevo Testamento, etc. No se pueden comprender plenamente esas cosas si no se han analizado desde la perspectiva de la sumisión a Dios que los inspira” Y estoy de acuerdo. Esta es una objeción perfectamente razonable, si usted está hablando ya sea de la Biblia o el Corán. La verdad fundamental es que se necesita una persona de fe para interpretar correctamente los textos de esa fe. Si quiero saber lo que significa la Biblia, voy a pedir consejo a un cristiano, no a un musulmán. Si quiero saber lo que las Vedas quieren decir, pediré consejo a un hindú. Si quiero saber lo que significa el Corán, voy a pedírselo a un musulmán. Obvio.

Por otra parte, también es cierto que para entender una fe o una “religión” -por toda la controversia que esta palabra a menudo recibe-, se requiere algo más que simplemente un estudio desapasionado de sus textos. Lo que sea que uno piensa de lo que llamamos “cristianismo” no se puede saber realmente sin interactuar con un cristiano, o muchos cristianos diferentes: la comunidad, los rituales, incluso su terminología; y sí, los textos sagrados, son ininteligibles sin un cristiano bien informado como intérprete. Es simple, si no conoces a los cristianos, no sabes cristianismo. Si no conoces a ningún musulmán, no sabes Islam.

Tampoco estoy sugiriendo que no existe un montón de terrible violencia cometida por musulmanes en nombre del Islam. La hay y es bastante. Uno no tiene que ser un tonto para ver los titulares. Pero cuando otros musulmanes que conozco y confío, me dicen que aquellos violentos musulmanes radicales están abusando e incluso corrompiendo el Corán, yo les creo. ¿Por qué? Porque yo he visto un montón de cristianos radicales y violentos que cometen abusos y violaciones a sus propias escrituras sagradas como pretexto para cometer actos terribles. ¿Por qué debería ser esto distinto en otras religiones?

Los cristianos deberían estar en el negocio de establecer relaciones significativas con los musulmanes para mostrar el amor de Cristo que tanto pregonan, a fin de cuentas, ambas religiones comparten una significante cantidad de tradiciones respecto al valor de la humanidad y sus valores más bellos. Es posible estar convencidos de la rectitud del Evangelio sin acusar a otras religiones de la su inherente violencia, de hecho, sería lo ideal. Los esfuerzos para mostrar a los musulmanes -y al mundo entero- el amor de Cristo (precepto fundamental de los católicos cristianos) deben estar basados en la verdad, no suposiciones sin fundamento o en estereotipos hirientes.

Debemos oponernos al establecimiento de falsos testimonios contra los demás, y contra los que consideramos nuestros enemigos, incluso ellos tienen el derecho de expresar sus ideales de la forma más civil. Pero incluso eso no es suficiente. Me duele profundamente que cuando se utilizan argumentos como los “109 versículos violentos”, son por lo general en el contexto de musulmanes oponiéndose a hacer la paz con los cristianos, o viceversa. Esto no sólo es trágico, es monumentalmente contraproducente. Debemos dar la bienvenida a cualquier persona que extiende una rama de olivo a alguien más. Es sentido común de respeto a la humanidad, simple.

También haríamos bien en recordar que, en la religión Católica Cristiana un texto de la Biblia dice: “Bienaventurados los que hacen la paz.” Sin calificar esa frase con el adjetivo “cristiano”. Tampoco, creo, debemos hacerlo nosotros.
Fuente: Dan Martin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s