7 Razones para NO cortar las orejas y la cola de tu perro

Hoy en día existen muchos dueños que sienten que cortar la cola y las orejas a sus perros los hace ver más estéticos. Algunos otros argumentan que es mejor para su higiene y protección, pero la realidad es diferente. La práctica de cortar las orejas y/o la cola a tu perro afecta su interacción social, además lo expone al dolor y a eventuales infecciones. De acuerdo a Paola Melly, médico veterinario especialista en animales menores “desde el punto de vista veterinario, la apariencia a gusto del dueño no justifica el sufrimiento a varios niveles al que se somete al animal”Sigue leyendo

Lavadoras portátiles por menos de $20 dólares: un invento para hogares africanos

lava
Estudiantes de la Universidad de Philadelphia han creado un sistema de lavado manual de bajo costo para familias pobres en África, con el fin de que los hogares cuenten con sistemas que sean más eficientes, limpios y menos contaminantes, y así ayudar a las familias a tener ropa limpia y cuidar el ambiente. Ve aquí cómo funcionaSigue leyendo

México: estudiar, trabajar y ya. ¿De verdad?

2626772La gran mayoría de la gente está acostumbrada a percibir la ‘escuela‘ y la ‘educación‘ como etapas temporales de la vida, en donde un individuo va al colegio determinada cantidad de años y luego se da por terminado ese capítulo para iniciar la etapa laboral, en donde por fin, se podrá hacer dinero gracias a los estudios que hemos tenido. Sin embargo, el reconocimiento de la educación como un proceso vitalicio y permanente debería ser, en teoría, imperante y decisivo, y que aún es algo que se debe promocionar. No significa que toda la vida debamos pasarla dentro de un aula, sino que toda la vida se debe continuar aprendiendo, leyendo, construyendo, criticando y cuestionando.

museo¿Hace cuánto tiempo leíste un artículo de divulgación científica? ¿Hace cuánto tiempo leíste una novela literaria? ¿Una revista de ciencia? ¿Hace cuánto tiempo fuiste a un museo de arte y leíste toda la descripción de las pinturas u objetos? Existe mucha apatía por los libros, son pesados, son aburridos, son caros, son tediosos. Apatía por los museos, son aburridos, no les entiendo, no sé nada de arte, no sé nada de historia, son caros, están muy lejos. No se necesita rebuscar mucho para entender que la ciencia es aburrida, que las publicaciones son aburridas y que la ciencia es cara, y lo que verdaderamente nos llena es lo fácil, lo barato, lo gratis, lo colorido. ¿Por qué? En parte porque la naturaleza humana es así, el esfuerzo es sustituido por la comodidad y el humano se siente mejor en su zona de confort; y en segunda porque no hemos tenido una formación basada en la ciencia. La gran mayoría de los mexicanos vienen de familias con antecedentes y circunstancias ajenas a la ciencia, o sea, la gran mayoría de los padres son obreros con escasa formación educativa, y es una generación en la que las condiciones socio-económicas y políticas fomentaban la inoperancia de la sociedad en cuestión de conocimiento y promocionaban el sistema neoliberal como incidente formativo de una comunidad destinada al sector obrero, es decir, el México de los 80s, 90s, 00s y 10s. Para ponerlo más sencillo, preguntémosle a cualquier persona que se encuentre en el rango de edad de los 40 a los 70: ¿Qué es la fotosíntesis?, ¿cuál es la raíz cuadrada de 121?, ¿qué dice el artículo 5º de la Constitución Mexicana?, ¿quién promulgó la Constitución?, ¿quién pintó ‘La Tormenta en el Mar de Galilea’? En fin, cosas que, si no son básicas, sí se pueden contestar fácilmente cuando se ha leído, cuando se ha estudiado, cuando se ha “curioseado”. En resumen, hemos desperdiciado una generación entera en el despilfarro de la cultura y la educación, en busca de la comodidad y el entretenimiento temporal.

Repartiendo libros¿Qué hacer entonces? Lo primordial es entender y aceptar que nuestra misión como especie es estar en la “escuela” toda la vida, y no me refiero a ir al cole diario, sino a estudiar constantemente y sin receso, a saber cosas nuevas siempre, a entender aquello que no entendemos ahorita. Luego vienen los hechos: primero bloquear canales de televisión cuyo contenido consideres que no deja algo productivo/educativo/constructivo para ti y tu familia y promover los que sí lo hacen. Segundo leer mucho y forzarnos a nosotros mismos y a nuestra familia a hacerlo. Todo es cuestión de elegir un tema que te fascine y buscar libros sobre ello. Cuesta mucho pero la recompensa es grandiosa. Y tercero, promover lo que sabes. Recordemos que somos un país de 120 millones de habitantes y que solamente una pequeñísima parte tiene acceso a la información que circula y que vale la pena, entonces dona libros, imprime infografías que te gusten o imágenes que expresen tu punto de vista, visita comunidades pobres y lleva tu conocimiento, visita laboratorios de las universidades y pregunta sobre lo que se hace, platica con estudiantes de maestría, de doctorado, con profesores y verás que hallarás cosas nuevas e interesantes, es decir, dejar la apatía y la flojera y dar paso a la aventura y al cambio. Pero lo más importante es: ser humilde y sensible con el proceso de transmisión de conocimiento, porque primero hay que saber tenerlo y después hay que saber pasarlo.

¿Es necesaria la tecnología más avanzada en las escuelas de nivel básico?

ipad-alumnaDesde la primera vez que estuve frente a un salón de clases, he abogado por la inclusión del uso de tecnologías y medios digitales desde los niveles básicos. He podido experimentar ambas contradicciones: la resistencia tecnológica en el aula que también se resiste a dar explicaciones actuales de su actuar, y la imposición del uso de plataformas tecnológicas que se asemejen lo más posible a sus antecesores (fuentes de información sin hipervínculos, programas de estudio centralizados, ciclo inamovible de actividades, en otros anacronismos).

Es curiosa la resistencia, pues a pesar de que a docentes y directivos les sería imposible realizar su trabajo sin una computadora (o Tablet), pretenden que los alumnos sí trabajen, al menos dentro del salón de clases, sin sus aparatos tecnológicos (computadora, celular, o Tablet) inobjetablemente. Pues ciertamente se pueden realizar muchas actividades sin dichos aparatos, sin embargo, lo tajante de la prohibición me genera desconfianza. ¿Por qué? Porque la creciente influencia de los medios digitales no es ningún secreto entre las formas de interacción de los jóvenes y los más jóvenes, como tampoco lo es su necesidad para cumplir con proyectos e investigaciones escolares. Sin embargo, su prohibición dentro del aula se sigue considerando necesaria, como inobjetable nuestra indignación docente frente al plagio que esperamos encontrar en sus trabajos, y frente a las precarias investigaciones que algunos alumnos entregan por proyectos. Pero nos excusamos diciendo que no hay tiempo para explicarles cómo consultar información, es obvio, básico, se escucha decir en las juntas de maestros, reuniones nocivas que a diferencia de otras sustancias nocivas, sí trato de evitar. Y sí, como los salarios, el tiempo de clase es escaso, pero como la abundante escasez, no es excusa suficiente para hacer caso omiso y seguir con nuestro programa del curso o con nuestra inercia empírica-laboral (que cuando se auto-exime de la epistemología básica tiene consecuencias desastrosas e invisibles a cualquier antidoping).

ipad-escuelaPor otro lado, la imposición de plataformas tecnológicas suele satisfacer más a la normativa institucional que a las necesidades tecnológicas de la interacción para el aprendizaje. No obstante, si se atiende a una institución se está bajo el común acuerdo de que la normativa institucional es indispensable para el aprendizaje. Así que dejaré de lado la imposición para enfocarme en el uso de las plataformas, que es donde surgen los desacuerdos capaces de ayudarnos a generar indicadores y argumentos necesarios para la legitimación práctica de una u otra plataforma más allá de los gustos y preferencias personales. La transición del papel a la pantalla (para decirlo en términos muy prácticos) en las aulas no consiste únicamente en una sustitución logística, sino en un cambio sustancial en los procesos de interacción. Es decir, usar un libro electrónico de texto en vez de uno físico no es incluir el uso de tecnologías asertivamente, es simplemente sustituir un recurso por otro. Usar un libro físico y vincular sus contenidos con una investigación pertinente disponible en línea, o una comunidad virtual, o con campañas negras de trolleo es distinto, pues no sólo los recursos se diversifican, sino las perspectivas, y descubrimos de manera individual y compartida que la información disponible nos supera.

Entonces la prioridad no es ni la acumulación de conocimiento ni acabar el libro, sino la perspicacia de identificar los componentes de dicha información: la prioridad es saber elegir la información pertinente, es decir, reconocer agujas en el pajar.

Ipad_PreescolarPero, ¿dónde están las contradicciones? Me parece que de entrada, en la negligencia: ambas posturas reconocen (al menos) el cambio en la forma en que accedemos al conocimiento, sin embargo, se rehúsan a modificar sus procesos de participación excluyendo por ejemplo, dispositivos tecnológicos del aula o excluyendo a los docentes de sus programas de estudio mediante la estandarización centralizada. Pero lo paradójico es que privan a los alumnos de sus medios naturales de comunicación (nos guste o no) al tiempo que les exigen contar con dichos medios para cumplir con las actividades del curso. En otras palabras: entienden la necesidad de involucrar activamente a los alumnos en los procesos de aprendizaje al tiempo que propician su pasividad en los medios de interacción para su aprendizaje. Esto incluye no sólo a maestros y directivos, sino a expertos en educación y editoriales que dicen diseñar libros de textos para el siglo actual bajo una dudosa (más lucrativa) premisa: la exclusividad de la innovación didáctica se logra mediante la estandarización de proyectos, materias y referencias bibliográficas. Es decir, el curso se dará a pesar del profesor. Y no sugiero que el curso dependa únicamente del profesor, pues nunca es así ya que intervienen muchos otros factores, sino que una vez más se apela a la innovación educativa prescindiendo los principales involucrados: alumnos y maestros. Pero eso sí, después nos quejamos de que los alumnos son apáticos y los maestros flojos. ¿Saben con cuántos complejos, además de los propios, tiene que conciliar un maestro diariamente para trabajar?

La innovación educativa no está ni en la inclusión de lo último en tecnología, ni en el anacrónico purismo del pizarrón y sus apuntes, sino en el intercambio de intereses, reflexiones, fuentes bibliográficas e inquietudes a través de los medios pertinentes. La pantalla no es la solución a las carencias didácticas del papel ni viceversa, los libros con hipervínculos no solventarán la mediocridad directiva o docente, y en suma, la tecnología no nos eximirá de la responsabilidad sobre nuestras carencias comunicativas o discursivas para indagar en lo que los jóvenes ven, escuchan, o comparten hoy.

(Por: Daniel Alvarez Gorozpe)
Tomado de: Ciudad y Poder.